Parlamento Europeo aprueba una nueva resolución sobre Venezuela con 71% de votos a favor y 17% en contra. Un logro que deja fuera solo a Podemos | Guaidó: Plan País y el Gobierno Legítimo trabajamos para ampliar el espacio humanitario | Sin control de la pandemia, el régimen chavista reportó 362 nuevos casos por Covid-19 | Diosdado y Omar Prieto dieron positivo | Solicitud de extradición de Alex Saab ya fue introducida en Tribunal de apelación de Cabo Verde | Trump sostendrá encuentros con el Comando Sur y líderes venezolanos en Miami | Murió el poeta Armando Rojas Guardia | Jorge Rodríguez volvió a meter la pata con las cifras relacionadas al Covid-19 | Infarto fulminante fue lo que acabó con la vida de Daniel Alvarado, confirmaron sus hijos | Las autoridades dan por muerta a la actriz Naya Rivera | Erika Farías prohibió la venta de licores en Caracas durante la cuarentena | La presidenta de Bolivia padece coronavirus y guardará cuarentena | AN aprobó Ley Especial de Contrataciones Públicas, asociada a la defensa de activos en el extranjero | AN aprobó Proyecto de Acuerdo en rechazo a la flagrante violación de los derechos civiles contra la militancia de VP | Haremos todo lo que podamos hacer por Venezuela, aseguró Pompeo | Alex Saab controlaría el oro venezolano a través de su concuñado italiano| Bolsonaro asegura estar bien | Clases inician el 16 de septiembre y a distancia | EEUU: 65 mil casos de coronavirus en 24 horas.

 

 

ENTREVISTA

SARY

LEVY

 

Como esta Dra. Levy! Es sumamente trágico la situación económica

por la que está atravesando el país. Y surgen de la misma dinámica infinidades de preguntas que nos hacemos los venezolanos. En primer lugar quisiéramos que desde su óptica como experta en economía. ¿Nos hiciera una breve radiografía de la situación económica actual

en Venezuela?

 

 

Quisiera iniciar señalando que más allá de la profunda depresión en la cual

está sumida la economía venezolana y sus consecuencias sociales, esta situación no puede verse como la consecuencia de un conjunto de políticas económicas fallidas, sino por el contrario, como la consecuencia natural de la concreción efectiva de fines del modelo de control socio-político que se fue instrumentando en el país bajo el paraguas del denominado Socialismo del Siglo XXI (SS21 en adelante). Destacar este aspecto es crucial, porque lo que desde un punto de vista económico-financiero y de satisfacción de las necesidades materiales y sociales de los ciudadanos es un fracaso; desde la otra perspectiva ha logrado concretar sus objetivos, aunque ellos nos sean moralmente reprochables para quienes concebimos la libertad del ser humano como su derecho y condición del progreso y la prosperidad en sociedades abiertas y justas.

 

   El SS21 se despliega en distintas etapas ajustándose con gran flexibilidad a las circunstancias que enfrentó, pero sin perder de vista su derrotero final, el cual a su vez ha de ser visto como parte de un engranaje político–ideológico global. Inicia penetrando los distintos sectores de la sociedad en un discurso de ‘tercera vía’, apoyándose en relaciones mercantilistas y clientelares. Continúa ampliando el rol del Estado a partir de estatizaciones, nacionalizaciones, expropiaciones, confiscaciones y regulaciones controladoras asfixiantes sobre el aparato productivo, hasta dar al traste con uno de los baluartes del intercambio económico: la propiedad privada. Al declararse abiertamente como modelo socialista, genera reacciones, por lo que acelera el proyecto y, aprovechando los ingentes recursos recibidos por concepto de exportaciones petroleras, insiste en su alcance geopolítico, fortaleciendo vínculos político-ideológicos y con manejo de fondos con marcada opacidad, hasta plantear la instauración del Estado Comunal, de clara impronta comunista, pero con matices propios del resultado de la reconfiguración de fuerzas de la llamada Fin de la Guerra Fría y el tránsito de un Orden Bipolar a otro Multipolar, que ha tenido efectos polivalentes, en la región latinoamericana y específicamente en Venezuela, la cual ha retejido sus redes de vinculación geo-estratégica con actores muy distintos a los del s.XX.

 

   Así, un modelo alimentado por altos precios petroleros, impulsó el clientelismo con manipulación de variables clave de la economía (en particular, el tipo de cambio) y la sumisión política de la población a partir del gasto público centralizada en el poder Ejecutivo (Misiones). Por un largo periodo, el crecimiento del consumo local enmascaró el deterioro al aparato productivo local, hasta que la estabilización del precio petrolero develó el grado de endeudamiento, el colapso de los servicios, la contracción del aparato productivo local; y la incapacidad y falta de interés del sector público por dinamizar la economía. En el último lustro la voracidad fiscal fue mantenida con monetización del déficit, que llevó a un proceso hiperinflacionario y a una recesión y depresión de la economía, con profundas consecuencias sociales. Súmele a ello la inseguridad personal y jurídica, la persecución política y el aislamiento progresivo del país, y el resultado es la depauperación de las condiciones de vida de la población y un proceso migratorio, que apunta a significar el 20% de la población nacional.

 

 

A su juicio. ¿Qué políticas económicas se deberían implementar

en el país para recuperar la confianza de los inversionistas

locales e internacionales?

 

 

Partiendo que el objetivo es lograr un país con libertades y en democracia, el país exige rescatar el Estado de Derecho: Reglas claras de juego que permitan a todos los actores conocer el alcance de sus acciones. Específicamente en el plano económico, el llamado es a favorecer una economía de mercado, donde las reglas y políticas económicas incentiven la inversión, la producción, la creación de puestos de trabajo, donde no se establezcan barreras a la entrada en las actividades económicas, reduciendo los costos transaccionales y favoreciendo la productividad, que es la esencia del crecimiento sostenible. La economía de mercado parte de la presencia de un Estado que establece reglas claras, justas y apropiadas, y deja al ciudadano todo lo vinculado con la organización y realización de la producción de bienes y servicios. Ello implica definir con claridad la diferencia de roles del Estado y el sector productivo privado, y que a partir de una economía de mercado debe fundamentarse en el principio de subsidiariedad, a partir del cual, el Estado ha de favorecer el dinamismo propio del sector privado y no sustituirlo, ni suplantar la responsabilidad que los individuos tengan en sus distintos ámbitos de acción.

 

Vale reconocer, que existen ejemplos en el mundo de sociedades que han avanzado en su organización económica a partir del mercado, pero que no han logrado la misma dinámica de libertades políticas. Considero que el s.XX inoculó en la sociedad venezolana la importancia de las libertades políticas, por lo que creo que modelos de esta índole generarían resistencias socio-culturales por parte de importantes sectores de la ciudadanía.

 

 

Desde el punto de vista netamente económico ¿Es posible la

sobrevivencia del Bolívar, como moneda de intercambio comercial?

O ve necesario reemplazarlo por una nueva moneda de transacción

en el sistema financiero nacional?

 

 

Las decisiones cambiarias no pueden hacerse desconectadas del resto de las políticas macroeconómicas. De nada sirve un arreglo cambiario si ello no es respaldado por una política de racionalización del gasto y reducción del déficit y no toma en cuenta políticas de crecimiento presente y futuro en el país.

 

No cabe duda que el deterioro de la moneda nacional es de tal magnitud que el rescate de la misma resulta complejo y extremadamente costoso, pero si ello es visto como parte de un programa de estabilización integral, bien puede hacerse.

 

   Si eventualmente, la decisión fuese adelantar un proceso de sustitución monetaria (dolarización) habría que explicar muy bien a la ciudadanía las ventajas y desventajas que ello conlleva. Y en particular, los sectores políticos y económicos han de estar claros de las restricciones de corto y mediano plazo que ello implicaría.

 

   Otro elemento que no se puede obviar es que ya existe algo podríamos llamar una dolarización transaccional y referencial, porque desde que se permitió su uso, cada vez más transacciones se hacen en divisas o el precio de referencia es en divisas, al tipo de cambio del día. En este sentido, en una primera etapa puede resultar conveniente mantener una libre nominación de contratos, hasta tanto la ciudadanía retomara su confianza en la moneda local.

 

 
 Dra. Según las últimas encuestas hechas por una empresa
dedicada a medir la opinan nacional, concluyo luego de sus análisis. Que el primer problema que aqueja a los venezolanos es netamente económico. Cerca del 84% de los encuestados opino que su principal problema era que el dinero no les alcanzaba. Basados en este
análisis ¿Cree usted que se están tomando las medidas necesarias para tratar de buscarle solución a este grave problema?

 

 

No considero que existan los incentivos políticos para corregir de raíz los problemas que aquejan al ciudadano por parte del régimen. Ello implicaría reconocer los fracasos del modelo y significaría liquidar el discurso del enemigo externo, que es tan utilizado con fines políticos. Pueden favorecer ciertas válvulas de escape o arreglos circunstanciales y sectoriales, pero no corrección de las dinámicas perversas que su modelo implica.

 

 

Según su experiencia

profesional. ¿Qué medidas económicas tomaría usted, de impacto primario para encaminar una solución al grave problema económico por el que atraviesa el venezolano?
 

 

Las medidas deben atender por un lado la urgencia del corto plazo, la estabilidad en un cercano mediano plazo y la estimulación del crecimiento en el largo plazo.

 

   Solo medidas económicas no generarán la gobernabilidad necesaria, se exige un proceso de reinstitucionalización importante y la eliminación de un conjunto de aspectos regulatorios que impiden la dinámica económica. En el muy corto plazo, hay necesidad de restructurar la deuda externa del país, tanto la titulada como la no titulada y lograr con ello disminuir la presión de corto plazo. Restituir la inserción del país a las redes de flujos financieros y de comercio global. Ajustar la tributación a las actividades productivas para estimularla en la creación de puestos de trabajo. Racionalizar el tamaño y gasto del sector público y así ir reduciendo el déficit fiscal. Rescatar la autonomía del Banco Central, evitando la propensión a la monetización fiscal y mejorando su capacidad de supervisión y regulación.

 

   Asimismo hay que atender las necesidades sociales de una población sumida en la pobreza, y debe hacerse con mecanismos directos para que ello a su vez favorezca la creación de mercados funcionales. Paralelamente hay que atender lo relativo a la seguridad ciudadana y del Estado.

 

 

¿Cómo estimularía usted la inversión y el desarrollo

económico en el país?

 

Respeto al Estado de Derecho. Rescate de autonomías institucionales. Institucionalización del respeto a la propiedad privada. Apertura a la inversión privada (nacional, regional, internacional). Estímulo al financiamiento de la producción en todas sus escalas. Simplificación y virtualización de trámites. Promover el desarrollo de un ecosistema de innovación productiva y con ello la eficiencia dinámica de los procesos económicos. Favorecer por parte del sector público la generación de oportunidades sociales que permitan el desarrollo de las capacidades individuales.

 

   Si bien el sector energético (petróleo, gas y otros) es considerado un sector punto para la atracción de inversiones, hay que destacar que el mismo no es intensivo en mano de obra, por lo que el estímulo de sectores que absorban mano de obra sería importante en una primera etapa. De otro lado y dadas las condiciones de disminución de la capacidad de compra de la población doméstica y la necesidad de divisas del país, el estímulo a las exportaciones debe ser un elemento a tener muy presente.

 

   En términos generales, debe ser el mercado el que identificará los sectores atractivos, pues hacerlo a partir de distorsiones regulatorias, como en el pasado, ha demostrado no ser el mecanismo sustentable.

 

 

 

Si partimos de la máxima que una economía para que sea estable y funcional debe tener como soporte la confianza y reglas jurídicas claras. ¿Qué le sugeriría usted al Estado venezolano, haga para

cumplir con estos requerimientos económicos?

 

 

Naturalmente, que se logre lo que se conoce como el Imperio de la Ley, el respeto al Estado de Derecho es pieza angular del crecimiento económico. Hay que reinstitucionalizar al país, el poder Judicial debe ser depurado, actualizado. Debe impedirse que reine la impunidad y que por el contrario, el respeto a la Ley sea considerado un valor social, junto con el mérito, el esfuerzo y la probidad.

 

 

En su perspectiva de analista económica,

¿Qué plazo de tiempo cree usted, son necesarios para encaminar

nuevamente la economía del país?

 

 

 Ello es difícil de predecir, pues a las señales económicas es complejo identificar la reacción que tendrán. Sin embargo se podría señalar que de las conversaciones con actores de distintos sectores, tanto nacionales como extranjeros, apuntan a un rápido cambio en la apreciación que se tendría del país. Naturalmente, ello depende de la coherencia de los mensajes y su sostén en el tiempo, porque los cambios constantes de enfoque y política solo incrementan la incertidumbre y ello no contribuye con un proceso de reactivación económica. Por otro lado, una cosa son las señales, otra es la reacción de los mercados (en la que competimos con otros países y otros mecanismos de atracción) y otra la percepción de mejora del ciudadano. Esta última no será ni homogénea, ni al mismo ritmo, ni considero se sentirá en todo el territorio a la par. Finalmente, encaminar al país en una ruta adecuada puede significar un par de años, pero lograr su rescate incluso en los términos en los cuales se encontraba a comienzos de siglo puede llevarnos casi 2 décadas. El colapso en el que estamos es un lamentable hito histórico.

 

 

Dra, si tomamos en

cuenta que Venezuela ha basado su economía durante años en un sistema rentista derivada de la renta petrolera. ¿Cree usted que eso

es suficiente para el desarrollo económico del país?

 

 

Venezuela debe pensarse en este s.XXI más allá del petróleo, y por sobre todo, mucho más allá de lo que el sector público pueda proyectar. Si queremos una economía que atienda las necesidades de la población, hemos de confiar en las capacidades, habilidad, aptitudes y relaciones de nuestros ciudadanos para atender sus necesidades en libertad y con responsabilidad. Este siglo es el de la sociedad del conocimiento, del talento, por lo tanto lo que hay que ofrecer son libertades y oportunidades para que el individuo se apalanque en ellas para incrementar y proyectar sus capacidades y permitirle cosechar el éxito de su esfuerzo y trabajo. El Estado debe promover oportunidades y no aferrarse a conseguir resultados que solo han logrado distorsiones e inequidades.

 

 

¿Y para concluir Dra. Levy. ¿Cree usted en una Venezuela,

con una economía sana, de mercado y de expansión?

 

 

 Definitivamente sí. Para ello hemos de empeñar nuestro esfuerzo en lograrlo.

 

   Las élites tienen una responsabilidad particular en su concreción, tantos las élites económicas, políticas como las intelectuales. Es la proyección de una sociedad abierta, libre, justa, respetuosa de la diversidad, innovadora y creativa, el derrotero que debe inspirarlas.

 

   De esta forma habremos demostrado haber aprendido la dura lección que nos ha tocado vivir.

Otra manera de hacer política!

 Aviso Importante: Todos los artículos publicados en este sitio web, al igual que su contenido, no son responsabilidad de tupolitica.com.ve. Nosotros tupolitica.com.ve somos un medio libre de expresión para todas las diferentes tendencias políticas que tengan a bien expresarse en Venezuela, América Latina y Europa. Publicamos sin enmiendos ni alteraciones, los diferentes artículos de opinión, por tales motivos, son responsabilidad única y exclusiva de sus autores. Para consultas: info@tupolitica.com.ve Copyright © 2019-2020 tupolitica.com.ve / Otra manera de hacer política!

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS A TUPOLITICAVE / Caracas-Venezuela / Derechos desde 2019